Nota a nota, el estilo de vida que forja a un m?sico

Poco se sabe más que el mito sobre la educación artística de un músico, los contratiempos y el tipo de vida que tiene que mantener en su día a día; para algunos, dedicarse a la creación sonora implica despojarse de estereotipos sociales y barreras constantes, y además, alimentarse diariamente de una dosis de valentía y perseverancia que les permita salir adelante y forjar sus sueños con disciplina.

Tal es el caso de César Iván Jardón Arroyo, un músico formado desde hace más de cinco años y un gran apasionado de los tonos del jazz, los cuales han logrado emerger por el talento del reconocido saxofonista John Coltrane.

¿Cuánto tiempo se lleva en el estudio para ser músico?

“Para ser un profesional, debes de estudiar entre 14 a 15 años, desde los seis años, hasta ya tener una preparación de licenciatura, pero hay quienes, como yo, no tuvieron una decisión ni un acompañamiento de tus padres para estudiar desde temprana edad música, así que considero que el estudio es algo que debes seguir haciendo. Yo empecé a estudiar poco después de salir de la secundaria, inicie mi carrera en Bellas Artes, después en el Conservatorio en la carrera técnica que me permitió adquirir conocimientos de saxofón y después en la licenciatura en música de la UAEM”, compartió según su experiencia adquirida.

¿Se puede vivir de la música?

“Depende mucho de qué tipo de formación tengas, si eres un músico aficionado y no tienes una formación académica de manera profesional, puedes ganar muy poco, la verdad, porque dependes mucho de los eventos que puedas hacer, y no siempre los tienes asegurados. Puedes tocar una o dos veces al mes, ganando entre mil a 2 mil pesos, en caso de que toques en espacios abiertos, dependes de cooperación voluntaria de los que te escuchen, pero ya cuando tienes una formación educativa en escuelas como Bellas Artes o el Conservatorio, tienes mejores oportunidades, incluso de ser profesor, que te permite compartir tus conocimientos con otros y hacer que se interesen más en la música y la valoren”, dijo.



¿Oportunidades y limitaciones dentro del Estado de México? “Creo yo que la pandemia trajo desventajas y ventajas, una de las desventajas fue la afectación en la cultura y las presentaciones musicales que teníamos, y me di cuenta que durante el confinamiento, los conciertos y recitales fueron más valorados, porque hoy día se percibe mejor atención de la gente y también está dando más oportunidad de innovaciones. Además, hubo más oportunidades de estudio, se abrieron muchas escuelas que permiten un desarrollo profesional para las personas interesadas. Pero las limitaciones, yo creo que sigue siendo el hecho de que hay un gran porcentaje de clientes que te hacen menos y no te toman en cuenta, incluso pueden no pagarte porque simplemente no pudiste llenar un espacio o problemas similares, pero creo que el estado ha crecido mucho en cuestión musical”, mencionó.

Es una maldición

Para Jardón, la música le ha permitido desarrollar un vínculo con la sociedad, pues no solamente ha sido músico de manera independiente, sino también, ha sido docente de saxofón básico en el Centro de Actividades Culturales, de la Autónoma mexiquense desde el año 2019.

“Ser músico es mi maldición, no puedo zafarme de la música, ya no podría vivir sin ella, para mí es todo. Me siento como un filtro en el cual esta bella arte me escogió y yo solamente soy un vínculo para alegrar el alma de los que me escuchan”, detalló.

Educación, la clave

Para el director del Conservatorio de Música del Estado de México (Comem), Luis Manuel García Peña, uno de los puntos importantes es demostrar a través de la educación en generaciones jóvenes, que la música puede tener la misma seriedad en el ámbito profesional, por lo que desde la educación primaria debería de acercarse al conocimiento del arte sonoro.

“Debemos de proponer que la apreciación al arte, especialmente la que respecta al ámbito musical, sea mejor implementado en los planes de estudio de educación básica de cualquier espacio escolar, así podremos acercar a los estudiantes a que conozcan sobre ella de manera detallada y sepan de la contribución que puede hacer para el bienestar de la sociedad. Además, ayudará a que se tenga una valoración al profesional”, aseveró.



Bajo este contexto, asegura que los alumnos tienen una amplia posibilidad de ser partícipes en la sociedad a través de sus habilidades y conocimientos adquiridos durante sus estudios, las cuales se concentran en la docencia, hasta en la participación dentro de una orquesta, un ensamble y una agrupación como lo es una filarmónica o una independiente.

Requisitos del Conservatorio

Dependiendo del centro escolar, los requerimientos son evaluados de manera distinta, sin embargo, en un espacio como lo es el Conservatorio del Estado de México (Comem), la Escuela de Bellas Artes y la Universidad Autónoma del Estado de México, se debe de pasar por un examen que evalúa tres habilidades, que va desde lo psicológico, hasta la capacidad de interpretar un instrumento. Arroyo, fue rechazado constantemente en el Conservatorio por ciertos elementos que debía de implementar para ser un estudiante potencial, así que enfocó su trabajo de manera autodidacta que le permitieran incursionar en este tipo de escuelas profesionales, las cuales reciben anualmente una demanda de mil interesados y son aceptados alrededor de 700 a 800 cada año, según el director.

Fortalecimiento de habilidades a través de la buena formación

De acuerdo a Peña, del 100 por ciento de los alumnos que inician desde la educación básica anualmente en el Comem, egresan el 75 por ciento, teniendo una formación integral que va desde el conocimiento musical, hasta aspectos literarios y épocas artísticas que marcaron el tipo de música en la historia.



“Las dificultades para ese 25 por ciento que ya no continua desde su educación inicial, se pueden presentar por problemas familiares, porque el padre ya no desea apoyar al estudiante al pensar que la formación musical no le traerá un beneficio futuro al alumno, como cambio de decisiones en el estudiante, el cual al llegar a una edad adolescente tiende a cambiar de opinión respecto a sus planes futuros”, dijo.

Gama de preparación musical

Desde el año 2019, el Comem ha incorporado nuevos instrumentos como lo son el oboe, el fagot y el corno francés, los cuales han ido incursionando cada vez más en la música internacional, por lo cual, pretende innovar la preparación de los estudiantes, así como ampliar sus oportunidades para su desarrollo profesional futuro.

“Hemos empezado a incorporar la especialidad en otros instrumentos que no son tan comune en México y es también una forma de incentivar a los estudiantes para que al terminar sus estudios, salgan mejor preparados y tengan la oportunidad de proponer innovaciones en el ámbito profesional en el que se desenvuelvan”, compartió.

Especialización y categorías

Uno de los compromisos del Conservatorio es, integrar de manera obligatoria la participación en orquestas sinfónicas, ensambles y cámaras de orquesta, para que el alumno pueda adquirir habilidades en base a la práctica, que le ayuden a competir en su entorno laboral al concluir sus estudios y logre una ventaja ante la demanda y el entorno, dicha situación, amplía oportunidades satisfactorias de aplicar sus conocimientos en la sociedad y a su vez, destaquen la formación que tuvieron.

Queremos que el alumno salga preparado, no es una formación sencilla, se dedican más de 10 años a adquirir conocimientos, a mejorar sus habilidades, por eso les permitimos adentrarse en el mundo de la música, en cada una de las áreas en las que puedan participar al egresar y destaquen su profesionalismo”, mencionó.

MMCF

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.