Javier Malosetti y su presente continuo: “Vuelvo gateando de las giras, pero no importa”

El bajista presenta en Córdoba la nueva formación de La Colonia, proyecto con el que acaba de ganar un Gardel. Cómo vive su oficio a los 55 años rodeado de músicos más jóvenes.

jueves, 9 de septiembre de 2021 hs

Del otro lado de la videollamada, y desde la sala en la que ensaya regularmente con La Colonia, Javier Malosetti transmite su alegría y sus “ganas acumuladas” de volver a la ciudad de Córdoba luego de casi cuatro años. En pandemia y con nuevo proyecto, el experimentado músico tiene bastantes cosas para mostrar en este regreso a las salas locales que tendrá lugar este viernes en Club Paraguay.

Una de ellas, quizás la principal, es su flamante banda, una recreación del concepto original de La Colonia, trío compuesto junto a Milton Amadeo en teclados y Tomás Sainz en batería. Esa formación grabó Malosetti & La Colonia, exquisito disco de 2020 –editado justo antes de la llegada de la pandemia– que en julio se llevó un premio Gardel como mejor álbum de jazz.

La que formación que actuará en Club Paraguay tiene dos modificaciones. Primero, el agregado del guitarrista Sebastián Lans, asentado ladero de Malosetti y compañero de Sainz en Román; luego, la confirmación del cordobés Tomás Luján como reemplazo y su acreditación como baterista de “grandes ligas” luego destacarse en varios proyectos locales como sesionista.

“Tocar frente al público lo veo como algo hermoso, pero es una consecuencia. Lo más importante para mí, después de ambas cuarentenas, fue volver a juntarnos en una sala, contar y que arranque la música”, dice el bajista cuando habla de sus sensaciones en medio de un regreso paulatino a las presentaciones y a las giras luego de un año y medio de mucha vida interior. “Eso es lo que más necesitaba: la interacción con mis compañeros de banda”, resalta.

“Lo retomo con entusiasmo pendejo, aparte porque tengo dos nuevos integrantes en la banda que bajaron el número promedio considerablemente”, sentencia sobre Lans y Luján, todavía en sus veintes. “Ellos actualizan lo que yo quiero decir, lo ponen en mejores términos. O en los términos que a mí me gusta escuchar lo que compongo”, dice sobre los nuevos intérpretes de su proyecto.

—¿Qué tiene de distinto esta nueva formación de La Colonia?

—Tomi es un baterista de lenguaje contemporáneo, como nos gusta ahora la batería. No es ni de rock ni de jazz, está para tocar cualquier cosa. Estamos tocando hace muy poco con él. Soy absolutamente permeable a su entusiasmo y me gusta acompañarlo. Es como cuando le hacés escuchar un disco por primera vez a alguien. Vos lo re disfrutás también. Eso es lo que nos pasa a Milton y a mí con Tomi, que viene con ese brío pendejo que nos lo contagia. Y eso fue una corrección de color, diría un director de cine. Nos levantó. Nos sacó de la bruma de no saber qué carajo hacer cuando se fue Tomi. Ahora volvimos a ser una banda que se suena todo y brilla. A Seba también lo conozco de súperchico. Violero de Huevo, de Nathy Peluso en sus últimas presentaciones acá en Argentina. Estamos ensayando muy contentos, con el entusiasmo del nuevo que viene y disfruta por primera vez algo que nosotros teníamos medio amarronado y ahora nos vuelve a copar. Suena distinto, camina diferente. Primero te da miedo eso, pero se ablande al toque porque se tocan todo y son pendejos. Entienden la música, el mundo y las personas mejor que nosotros.

—¿Te identificás con lo que te pasó a vos cuando eras “el pendejo que se toca todo”?

—Sí, claro. Siempre fui el más chico. No sé qué carajo pasó en un momento que ahora soy el más viejo y le saco 20 años a todos (risas). Empecé a trabajar de bastante chico, cuando entré a tocar con Spinetta tenía 23 y ya había tocado un año con Dino Saluzzi, y antes con todos los músicos de jazz más grandes de acá. Había tenido ese fogueo jazzero, no tanto rock. Mi primera banda de rock fue la de Luis. A mí me pasó todo eso antes de los 26 años, así que sí me veo de vuelta. Por eso es lindo y emocionante ver cómo es ese ciclo. Me veo en un montón de cosas, empezando, diciéndole que sí a todo, yendo en un taxi con cuatro equipos y tres bajos. Tomi llegó a Buenos Aires y tiene grabaciones todos los días. La madre me va a odiar, pero acá tiene laburo el flaco, no le va a faltar nada. Mientras me dé pelota, tocaremos (risas).

Reviviendo

“El disco salió en marzo de 2020, lo íbamos a presentar en mayo”, recuerda el músico sobre Malosetti & La Colonia, material que recreará en Córdoba con el impulso de un premio Gardel fresco en la memoria. También, con la “manija” de recorrer un repertorio que no tuvo mayores instancias de presentación pero también se renovó a partir de la reestructuración de su banda.

Javier Malosetti (Foto: gentileza Javier Malosetti)

“Por un lado estuvo bueno porque, con la gente en sus casas, en las redes y digitalmente anduvo muy bien. Pero tuvo mala leche en el sentido de no poder haber sido presentado”, añade Malosetti sobre un álbum que se maceró durante los meses de aislamiento y hoy tiene su esperada manifestación en vivo. “Hacer la presentación ahora atrasa. Ya lo tocamos, pero ahora con el premio y la apertura de toda la movida tiene sus últimos tiritos este año”, resume Malosetti, quien a partir de la nueva formación de La Colonia comenzó a pensar en material nuevo y, también, en algún que otro rescate de discos y etapas anteriores.

—Muchos artistas de distintas partes del país te siguen como referente. ¿Qué implica para vos volver a salir de gira y reencontrarte con todo ese afecto?

—Yo estoy chocho porque lo que más me gusta es salir a tocar con mi banda al interior, donde siempre nos devuelven algo tan hermoso, que para mí se terminó convirtiendo en algo vital. La gente es muy generosa con su silencio, con el aplauso, con la onda. Los músicos que vienen… Maradona seguro sufría mucho salir a la vereda, pero sería un canalla si le dijera que no a un flaco que toca el bajo que me saluda y se quiere sacar una foto. Yo soy muy agradecido y me encanta toda esa liturgia. En este caso vamos a Cañada de Gómez (Santa Fe) y después vamos a estar en Córdoba, estamos que no lo podemos creer. Por suerte podemos volver a vivir esa experiencia. Yo voy a cumplir 56 y el hardcore cada vez me lo banco menos. Vuelvo gateando de las giras, pero no importa. Mientras me dé, me recontra copa. Subirse a la combi a la mañana con un mate y arrancar a otro lado es muy lindo.

Para ir

Javier Malosetti se presenta junto a La Colonia este viernes 9 de spetiembre en Club Paraguay (Marcelo T. de Alvear 651). Artista invitado: Andi Arias & Macario Ruts Band. Entradas a la venta desde $ 1.000 por persona (tickets individuales y mesas) en Alpogo.com.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.